domingo, 24 de febrero de 2008

ENSAYO SOBRE LA SEGURIDAD INDUSTRIAL

El medio en el que las personas desarrollan sus actividades profesionales, está permanentemente sometido a un conjunto de amenazas que gravitan sobre las personas, los bienes, los valores y el normal funcionamiento de los servicios.

La sociedad actual ha incrementado considerablemente la probabilidad y potencialidad de esas amenazas por causas tan diversas como el empleo de poderosas fuentes de energía, la aplicación de avanzados procesos tecnológicos, el desarrollo de macro industrias.

Obvio es decir que la sociedad moderna tiene que hacer frente a la situación de inseguridad expuesta y, en el caso de la empresa, ello es siempre responsabilidad y competencia de la alta dirección.

El objetivo de cualquier sistema de gestión de seguridad, es influir en la conducta de todas aquellas personas que dentro del mismo tienen diferentes responsabilidades para alcanzar un fin común. Quiere esto decir que un sistema de gestión de la seguridad, para ser efectivo, debe influir en todos los niveles para que se tomen desiciones que favorezcan a la seguridad.

A fin de cuentas, la responsabilidad por los accidentes tiene en su eslabón final al factor humano, ya sea en la persona del trabajador, en la del organizador del trabajo, en la del dirigente a cualquier nivel, en la del diseñador de la tecnología en cuestión, o en el que produjo el subsistema técnico.

La mayoría de los accidentes son provocados por profundas y arraigadas conductas inseguras de las personas.

En la actualidad para obtener resultados de excelencia en la seguridad industrial es necesario efectuar esfuerzos adicionales y diseñar e implementar estrategias y programas de prevención de accidentes distintos a los utilizados tradicionalmente en el común de las industrias. De acuerdo a la experiencia de diversas industrias, los procesos de seguridad basados en las conductas (o comportamientos) de las personas han demostrado ser una poderosa y eficiente herramienta para alcanzar la excelencia en seguridad industrial y salud ocupacional.

Dependiendo de la empresa, existen distintas variantes de cómo implementar un Programa de Seguridad Industrial. Sin embargo como concepto fundamental, cada una de estas variantes apunta a un mismo objetivo.

Un proceso de Seguridad Industrial comienza con el diseño en sí y posteriormente con la puesta en marcha.

El diseño de un Programa de Seguridad Industrial debiera considerar el siguiente aspecto.

Entendiendo que Seguridad Industrial es defensa y capital humano, su práctica y aplicación debe de constituirse en la razón, en el interés supremo de toda Empresa, no sólo con ello se logra el bienestar en el trabajador que ya le dice todo, si no se consigue el sustento principal para el éxito económico al no despreciarse, ni menos perderse los recursos.

Su implementación no implica esfuerzos superiores, sino mantener siempre presente reglas mínimas en el juego de trabajo y responder positivamente a la advertencia que constantemente debe estar aplicando los estamentos superiores dentro de una organización entendiéndose que la seguridad la hacemos todo y no pensar equivocadamente que es responsabilidad de alguien.

Todo accidente de trabajo es el resultado de causa y circunstancia desfavorable, por lo tanto todo accidente puede ser evitado y con ello no tenemos que llegar al triste momento de tener que lamentarnos.

En consecuencia con estos principios que identifican la filosofía de la Seguridad Industrial corresponde a toda Empresa establecer las mejores normas de seguridad, higiene y medicina de trabajo, las mismas que deben estar previstas para el perfeccionamiento de cualquier programa desde su inicio hasta su terminación.

Implementar el cumplimiento de las normas de seguridad con la finalidad de minimizar los accidentes y dar un máximo de seguridad a todo el personal, debe y tiene que ser acción prioritaria de toda gestión empresarial.

La Seguridad es un compromiso de la gerencia, pero significa que ésta debe asumir la responsabilidad por las acciones individuales de los trabajadores. Cada trabajador a sido empleado para laborar de manera que se lesione o se produzcan lesiones a los que trabajan con o cerca de él. Es muy importante que cada trabajador comprenda que el aceptar el trabajo asume también la responsabilidad de hacerlo con seguridad. Si deja de hacerlo equivale a trabajar deficientemente, descuidando una de las funciones que forman parte integral de su trabajo.

Si deja de seguir la reglas dictadas por la empresa, corre el riesgo de sufrir accidentes él y sus compañeros de labores que trabajan a su alrededor, demostrando con esto un acto de insubordinación o que el supervisor no ha logrado formarle buenos hábitos o no exige para que trabaje de acuerdo con las reglas establecidas. El supervisor es quien decide si el trabajador cumple los requisitos de seguridad o no. Y si se conforma con menos, el trabajador no tratará de mejorar las condiciones en que hace sus tareas. Los hábitos de los trabajadores y las normas de aceptación de los supervisores tienen en él ánimo de los trabajadores y la actitud con que los trata.

El supervisor debe dar siempre instrucciones de seguridad siempre y cuando los trabajadores puedan seguirlas y se empeñe personalmente en que sus subalternos lo sigan. Si esto ocurre, el supervisor guiara a sus hombres con la fuerza del ejemplo y los conocimientos adquiridos por el camino de prevenir antes de remediar un accidente.

Las empresas que descuidan la seguridad enfrentan adversidades:

Pobre ambiente laboral: una empresa insegura no es la mejor opción para trabajar y no puede aspirar a atraer y retener el mejor talento.
Altos costos relacionados con los accidentes y con los daños ocasionados a la salud de los trabajadores.
Paros en los procesos productivos.
Problemas legales, multas, cierres y cláusulas.
Imagen negativa ante instancia de gobierno.
Imagen negativa para grupo de interés: inversionistas, clientes y público en general.


En Conclusión


Hace no muchos años, cuando se empezaba a hablar de calidad, algunas personas no creían que fuera posible producir con cero defectos, estaban equivocados: la Calidad total es hoy un hecho entre las compañías de clase mundial, líderes absolutos en sus giros de negocio, las empresas no creyeron en ésto fueron eliminada por competidores de visión más amplia.

Hoy sucede lo mismo cuando se dice que es posible establecer sistemas de trabajos que nos permitan realizar actividades sin sufrir accidentes, cuestión de convencimiento y de que, al igual que con la calidad, la organización trabaje sistemáticamente en pos de ello, las empresas que no vean a la Seguridad como una Ventaja Competitiva podrían ser sobrepasadas por aquellas que tengan mayor visión.

La Seguridad es responsabilidad, de la empresa, de los trabajadores, de las instituciones pero sobre todo… La seguridad es Mi responsabilidad

VALECILLOS MARCOS
C.I. 9.174.015